jueves, julio 26, 2007

Fascismo 2.0: La moda del “cambio climático”

Atención 1: Se trata de un post bastante largo para lo que estoy acostumbrado pero que se lee en dos patadas.

Atención 2: Este post no tiene la menor intención de ser un artículo periodístico sino simplemente un escrito en donde un tipo se desahoga al tiempo que espera que lo que escribe “sirva para algo”.

Atención 3: Al final del post hay una serie de links muy pero muy interesantes que explican muchos puntos oscuros sobre esta especie de pseudo religión en la que se ha transformado el tema del “calentamiento global” (o “cambio climático” para los finos). Todos los artículos merecen una lectura ya que dicen cosas que no van a mencionar ni por casualidad en los grandes medios: científicos independientes que niegan con datos que el CO2 sea el causante (incluso algunos afirman que el planeta se está enfriando en lugar de calentarse), las transfugueadas de Al Gore y sus secuaces y cómo les conviene que se extienda el miedo al clima para así hacer muy buenos negocios e introducir leyes que limiten la libertad del individuo como en los peores sistemas totalitarios, todos los aspectos fascistas que encierra machacar tanto con lo del calentamiento, etc, etc. Además, también van a encontrar un link para ver on-line el documental “La Gran Estafa del Calentamiento Global”
(documental que, por cierto, no fue nominado al Oscar, a diferencia de otros con más marketing y que seguramente, ni siquiera va a salir en video por estos lados)

- Partes en las que se divide esto:

1. Intro
2. Algunos consejos para los jóvenes de hoy que quieren ser los dictadores del mañana
3. Se viene la conclusión
- Greenpeace es accionista de Shell
- Enron creó el Protocolo de Kioto y Bill Clinton y Al Gore aprobaron semejante gran idea
4. Y conclusión
5. Algunos links a otras verdades incómodas



1. Intro

El mundo ya sufrió a los extremistas religiosos, los comunistas, los ultra capitalistas, los nazis, los terroristas, los dictadores de izquierda y derecha, los neoliberales corruptos, los populistas, los empresarios sin escrúpulos, y ahora es el turno de los ecologistas.

Se me ocurren algunas cosas:


-Si Orwell volviera a la vida y viera toda esta movida del “calentamiento global”, esbozaría un “no entendieron nada” y acto seguido se pegaría un tiro en las bolas (o a lo mejor aprovecharía y escribiría “1984 Volumen 2: Al Gore te vigila”)

-Los medios machacando todos los días con el “cambio climático”, diciendo que nos vamos a morir si no tomamos medidas “urgentes” y “drásticas”… hmmm… y ninguno habla de la cantidad de científicos independientes que discrepan y niegan que sea el C02 el causante (cada ser humano emite 50 mil partes por millón de CO2 al respirar)
. Otra vez: Hmmmmmmmmmmm. ¿Por qué se preocupan tanto estos grandes medios porque tengamos nuestra dosis diaria de alarmismo climático? ¿Será que son re buenitos y se preocupan desinteresadamente por el medio ambiente y el ser humano? ¡jajaja! Buen chiste. Tarea para el hogar: ¿Quiénes se benefician con que se propague tanto esta idea? Posiblemente ustedes piensen que los científicos que niegan que el CO2 sea el causante del calentamiento (si es que hay un calentamiento) están pagados por las grandes petroleras, como Shell, British Petroleum, etc; adivinen qué: Estas empresas son las que más se benefician con el Protocolo de Kioto (¡No! ¿En serio les sorprende?) La clave está en los “bonos de carbono”

-El hecho de que vengan algunos tipos con un discursito ecológico, en donde dicen que se preocupan por el medio ambiente y por el futuro de la humanidad no debería bastarle a nadie para considerar que están en lo cierto. ¿Empresarios malos y ecologistas buenos? No me trago ese verso. En el pasado un cura era a la vista del común de la gente un tipo noble, honesto y defensor de los pobres. Hoy en día está visto como todo lo contrario (hablando en general), ya que los hechos (sobre todo la pedofilia) han venido a jugarles en contra ¿Es suficiente motivo que alguien se llame a sí mismo “ecologista” para creerle? Sólo va a ser más creíble si las grandes afirmaciones que hace en donde no deja lugar para las dudas son comprobadas científicamente (esto no es religión, ni arte, ni filosofía, acá no hay fe ciega ni verdades a medias). Hitler se presentó ante los alemanes como un renovador que los llevaría al bienestar y a la prosperidad si lo seguían ¿O acaso creíamos que los dictadores vienen y dicen “voy a matarlos a todos y a quitarles su dinero”? No, ellos conocen bien el marketing y siempre se van a vender como tipos desinteresados que solo quieren ayudar (yo haría eso)

2. Algunos consejos para los jóvenes de hoy que quieren ser los dictadores del mañana:

Para alcanzar el éxito, el dictador quiera o no necesita el apoyo de las masas. Este es un listado de los ingredientes que necesita todo buen dictador para lograr ese apoyo:

Nota: En los párrafos que siguen se hace mención del término “dictador” pero éste no debería ser tomado necesariamente como una única persona, sino como todo un sistema integrado por varias áreas y actores. Sin embargo, es cierto que todo sistema de éstos, necesita de una figura única que represente en sí misma todos los “ideales” que se pretenden seguir.


1 - Una buena dosis de miedo
se logra realizando afirmaciones alarmistas, mientras más exageradas mejor. Es muy útil emplear recursos dramáticos (por ejemplo, una película con efectos visuales que impacten). No hay que dejar lugar a las dudas (eso es para los ciegos y vendidos a las corporaciones). El ciudadano común debe llegar a creer con todas sus fuerzas que su vida está en serio peligro. Apoyarse en datos reales pero sacados de contexto es un recurso clásico que no pierde vigencia.

Ejemplo práctico 1: Atentado + Torres Gemelas + Musulmanes= Irak.
Ejemplo práctico 2: Empresarios corruptos + Chimeneas humeantes + Huracanes= Cambio climático.

Para fomentar el miedo es indispensable encontrar una palabra clave que el solo hecho de mencionarla active la alarma en las mentes de las personas. Algunos ejemplos históricos sobre palabras clave que metieron o meten miedo: Comunismo, Capitalismo, Agujero en la Capa de Ozono, Islam, Globalización, Inmigrantes, Delincuencia, EE.UU, Oriente, Occidente, Imperialismo, etc. ("etc" no cuenta como ejemplo)

2 - Un Mesías con una solución drástica pero Perfecta

Una vez que se ha instaurado el miedo, la gente será capaz de cualquier cosa con tal de salvarse del Juicio Final, allí es donde entra la figura del Mesías, el cual no es otro que el propio dictador. El Mesías debe presentarse como un líder y salvador absoluto que tiene la posta. Es necesario adaptarse a los tiempos que corren. Ya no sirve de mucho salir al balcón con los brazos extendidos, el dictador cool del nuevo milenio necesita de otros recursos tales como mostrarse como una persona con principios, luchadora, conocedora de la tecnología, buena onda, multicultural, con las mangas arremangadas y amante de los perros.

3 - Crear un enemigo

Un buen dictador necesita crear un enemigo que una a la gente que él quiere dominar y que además le sirva para que las masas “canalicen” su odio. El enemigo es el que tiene la culpa de todo. El enemigo no tiene que ser necesariamente uno solo (a veces se puede usar el “todos”, por ejemplo “todos tenemos la culpa”) pero lo cierto es que siempre hay algo o alguien que tiene más culpa que el resto (para algunos ejemplos, favor de remitirse a las palabras clave del punto 1). Simplificar ayuda a encontrar rápidamente un enemigo. Crear un enemigo es algo fundamental porque eso ayuda a resolver todas las dudas. Ejemplo: “¿Por qué está todo mal?” -“Es culpa del capitalismo (o de los inmigrantes, o de la capaz de ozono, etc)”. Básico.

4 – Quemar en la hoguera a los herejes (en la mayoría de los casos, solo es una metáfora)

Lamentablemente para el dictador, cada vez es más difícil quemar a los herejes literalmente hablando, ya que nunca faltan los boludos que joden con cosas tipo “los derechos humanos” pero afortunadamente existen otros métodos igual de efectivos o incluso mejores. Primero que nada hay que definir que “herejes” son todos aquellos que se atreven a cuestionar una parte o la totalidad de la Verdad Oficial establecida por el dictador. Yendo más lejos, también son herejes los que dudan (aunque no tomen partido por ninguna opción) y los que permanecen indiferentes. Un verdadero creyente es el que toma partido de forma activa por la causa del dictador (“la causa de todos” dirá el dictador) aunque más no sea difundiendo la Verdad Oficial en todos lados. Los herejes pueden transformarse en un verdadero problema para el dictador y deben ser eliminados de manera urgente. Es más, ningún aspirante a dictador debería comenzar su plan sin antes establecer de qué manera se va a deshacer de ellos. El método más conocido es desacreditar a los herejes (ejemplo “ese está vendido al enemigo, no le crean”). Por regla general, todo hereje está vendido al enemigo, por lo tanto es “malvado” y solo le importa el dinero (recordar el famoso “o están con nosotros, o están con ellos” enunciado por Bush, uno de los grandes maestros dictadores de este siglo)

5 – Los medios de comunicación son TODO

Los medios de comunicación son una herramienta indispensable para el dictador. Ellos son los encargados de repetir una y otra vez los dogmas sagrados para transformar las mentes de los individuos, o dicho de otra forma, “hacerle la cabeza a la gilada” y conseguir que no piensen por sí mismos (lo cual es el sueño de todo dictador, por cierto, un sueño no muy difícil de alcanzar). Los medios de comunicación se comprometen con la causa del dictador (“la causa de todos” dirá el dictador) cuando tienen buenos motivos para ello, y todo buen dictador debería saber que los medios aman los millones de buenos motivos (sobre todo los millones). Una vez que esto está resuelto, ya solo es cuestión de dejar a los medios hacer su trabajo como solo ellos saben hacerlo, esto es, repetir todo el tiempo los dogmas e ignorar olímpicamente a los herejes (¿Objetividad? permítanme decir algo: “¡jajajaja!”)

6 – A cambiar las leyes se ha dicho

Una vez que se tiene el poder sobre la población y que las masas le han confiado su vida al dictador, éste está en condiciones de aprobar todas las leyes que se le cante el orto, por más absurdas que sean. En este punto, el dictador da rienda suelta a su creatividad y piensa en cualquier cantidad de leyes que lo beneficien pura y exclusivamente a él y a sus aliados (y que, lógicamente, perjudicarán al hombre común). El dictador no debe ser tímido a la hora de aprobar leyes por más boludas que éstas parezcan. Si ha cumplido correctamente con los puntos anteriores, las masas ya estarán preparadas para recibirlas como si fuera algo conveniente para ellas.


3. Se viene la conclusión

Antes de terminar quiero aclarar unas cosas. No es mi intención negar o afirmar que hay un cambio climático, aunque como explica uno de los links de más abajo, el solo concepto es ridículo ya que el clima es algo que cambia todo el tiempo desde el principio del universo (el cambio es una característica del clima). No discuto tampoco que el hombre sea un gran contaminante del ecosistema cuando comete excesos. Mi intención es hablar sobre uno de los peores males que tiene la humanidad desde que nació: los sistemas totalitarios, los tiranos, los dictadores, etc, etc. Está muy de moda hablar mal de las religiones (“les lavan el cerebro a la gente”), del capitalismo (“por eso hay pobreza en el mundo”) y tantos otros sistemas. Es muy cool hacerse el rebelde y putear a Bush. Pero parece que el tema del “calentamiento global” los ha unido a todos. Ahora todos son “ecologistas”. Ahora todos se preocupan por el futuro del medio ambiente. Ahora todos son “comprometidos” y quieren “concientizar” para “salvar al planeta”. Ahora para ser un revolucionario buena onda hay que aprenderse de memoria el discursito de moda: “el hombre está ocasionando el cambio climático y nuestra especie va a desaparecer (¡¡¡) si no cambiamos nuestro estilo de vida”. Pero eso no es ser rebelde, repetir eso es lo más conservador que puede haber en este momento. Casi nadie duda. Clarín dice que hay un cambio climático que ocasiona desastres y listo, debe ser así (“hay consenso científico” dicen ¡mentira! Además… ¿consenso científico? ¿Pero qué es esto al final, ciencia o política?) El fracasado millonario de Al Gore se hace una película con más marketing que El Señor de los Anillos y todos se asustan y se lo tragan (“y claro, si por eso se llama “la verdad incómoda”. Si en el título dice que es verdad, debe ser así”).

Greenpeace es accionista de Shell

Yo veo dos grandes cosas en todo este asunto: en primer lugar, la gran cantidad de científicos (ni dos, ni tres, ni cuatro. Muchísimos alrededor de todo el mundo) que niegan que sea el C02 el causante del “cambio climático”. Claro ¿Cuál es el argumento para descalificarlos? “Están pagados por las grandes corporaciones corruptas”. ¿Ah, sí? ¿Y por qué? ¿Porque Al Gore lo dice? ¿Y por qué no al revés? ¿Por qué no pensar que son los científicos que afirman que es el C02 el problema los que están pagados? ¿Pagados por quién? Por todas las grandes corporaciones y políticos con ganas de acumular poder que están detrás del negocio, obviamente. ¿O creían que las únicas que tienen plata son las petroleras? (y eso sin contar que a Shell, por ejemplo, le conviene que se aprueben leyes que limiten el uso del CO2. En varios de los links van a encontrar porqué) Una pregunta ¿De qué viven los de Greenpeace? “No, ellos lo hacen desinteresadamente porque quieren hacer un mundo mejor”. Jajaja. Los terroristas árabes que ponen bombas también quieren hacer un “mundo mejor” (cada uno tiene su ideal del “mundo mejor” ¿no?). Dato clave: ¿Sabían que Greenpeace es accionista de Shell? Cuando compraron las acciones salieron diciendo que lo hacían para convencer a Shell de ser “ecológicos” (¡Jajaja! Y yo soy Bruce Willis en Duro de Matar) ¡Ay, pero qué buenitos estos chicos de Greenpeace! (Shell se está metiendo en el negocio de las energías alternativas)


Bueno, teniendo en cuenta que este asunto del clima debería ser tratado principalmente desde el punto de vista científico, no se puede venir a afirmar tajantemente que el CO2 nos hace mierda, que se derriten los glaciares, que esto y lo otro, y empezar a hablar de tomar medidas drásticas cuando hay tantos científicos que discrepan. Se habla de “consenso científico”. “Todos los científicos coinciden”, dicen. Evidentemente no son todos. Solo son algunos ¿Y de dónde son esos científicos? De la ONU, “El Templo de la Credibilidad”. Pero, lamentablemente, este problema del clima apenas se trata desde el punto de vista científico. Se tiran algunos datos (muchos sacados de contexto), se los ilustra con imágenes impactantes, se lo afirma sin dejar lugar a ningún tipo de dudas (tal como si fuera un dogma religioso) y listo, el hombre común se lo cree. Por la forma en que es tratado, el tema parece ser más político y económico que otra cosa, lo cual me lleva a la segunda cosa que veo en todo este tema:

Enron creó el Protocolo de Kioto y Bill Clinton y Al Gore aprobaron semejante gran idea

Día tras día estamos siendo bombardeados por noticias relacionadas con el “cambio climático” en los grandes medios masivos, noticias una más alarmista que la otra. No hay duda que es el tema del 2007. ¿Y qué se persigue con esto? Los mismos ideólogos lo dicen: “que tomemos conciencia”. ¿Qué quiere decir eso? Según ellos, que nos demos cuenta que somos nosotros los que “estamos destruyendo el planeta” para así “hacer un cambio”. ¿Y en qué consistiría ese cambio? “En cambiar nuestro estilo de vida” o dicho de otra forma “en dejar de consumir tanto” (por lo tanto, producir menos). ¿De verdad nos imaginamos a Al Gore y todos sus socios preocupados por el planeta? Yo, ni en broma.

Lo que está pasando es otra cosa: el petróleo cada vez es más caro y por eso hay tantos problemas de energía (sabido es que el mundo simplemente no funciona sin petróleo). Esto se viene dando desde hace unos años (me acuerdo que antes de la moda del “cambio climático”, las noticias que más se repetían en los medios eran sobre la escasez de petróleo y cómo aumentaba el precio del barril ¿Se acuerdan? ¿Alguien habla de eso ahora?). La energía cada vez es más cara y va a seguir siendo así por este quilombo del petróleo. Entonces, es evidente que las fuentes alternativas de energía son el nuevo negocio millonario. No hace falta tener mucha imaginación para darse cuenta que el que invierta en esto va a ser el nuevo “dueño del mundo”. Aparentemente, la sangre del mundo (el petróleo) se va poco a poco y una sangre nueva (o varias) tienen que reemplazarlo. ¿Cuáles son? Varias: la energía nuclear, eólica, el biodiesel, la energía solar… Tremendos negocios. Sin embargo ¿Cómo los vendemos? ¿Cómo convencemos a las empresas, a los gobiernos y a la gente para que compren estas nuevas energías? Metiéndoles miedo, claro. Siguiendo un plan perfectamente diseñado que incluye toda una campaña propagandística e inversiones fuertes en los medios de comunicación, conocimientos amplios de marketing, de psicología, sociología, etc, agregándole a todo un marco “científico” para darle credibilidad al asunto y sumándole la onda ecológica que goza de tanta popularidad y nadie se atreve a cuestionar… ¡Listo! Las masas piden a gritos una solución, los gobiernos aprueban leyes regulatorias que benefician a las empresas involucradas y negocio redondo.

Y ojo que no solo los que están en el tema de las energías alternativas se benefician. También lo hacen las petroleras y cualquiera que haya comprado bonos de carbono y también los políticos que generan una excelente imagen haciéndose los ecológicos: Al Gore planea postularse como candidato a presidente… Naah ¡No me digás que te sorprende! Incluso cualquier tipo común y corriente que diga “el calentamiento debería preocuparnos a todos, hagamos algo” también sale ganando porque queda bien diciendo eso y quizás hasta lo ayuda a levantarse alguna mina.

Dato clave 1: las conferencias de Al Gore las paga Acciona
, una empresa dedicada al negocio de las energías renovables, entre otras cosas.

Dato clave 2: La que en su momento fuera la corporación más grande del mundo –Enron- fue quien diseñó el famoso Protocolo de Kioto (en 1997) con el único fin de ganar un montón de plata y para eso tuvieron que recurrir al apoyo de Bill Clinton y Al Gore (jeje, cómo cierra todo ¿no?)



4. Y conclusión

En fin, creo que es obvio lo que quiero señalar. Podrá haber o no un cambio climático. Podrá ser el hombre el culpable o ser un fenómeno natural o un poco de las dos. Pero para mi se trata de no dejarse manipular, no dejarse engañar, ni esclavizar.
¿Viene un tipo a los gritos diciendo que nos vamos a morir todos si no adoptamos sus grandes soluciones? Bueno, yo cuando pasa eso me pongo a pensar ¿Y en dónde está el negocio? ¿Por qué nadie escucha a los que no están de acuerdo? ¿Quién se beneficia? ¿Por qué tiene tanto interés en que lo sigamos? ¿De verdad le preocupará el planeta? Es básico. Hay que dudar, hacerse preguntas. Me importa un carajo si el tipo es científico, si se hace el ecologista, si esto o lo otro. Hay que dudar, meterse en el tema. Tener miedo o fomentar el miedo nunca puede encerrar algo bueno.

Yo el año pasado pensaba que sí, que el CO2 era el culpable (o sea, todos nosotros por usarlo), que el planeta se iba a la mierda por esta causa y que los que lo negaban estaban pagados por las petroleras. Pero después se me ocurrió dudar, empecé a ver todo el trasfondo y ahora no me trago una palabra. Seguramente hay un gran problema de energía, seguramente el petróleo se está acabando, seguramente el accionar irracional del hombre ha ocasionado varios problemas en el ecosistema de varias partes del mundo y seguramente vamos a tener que empezar a cuidarnos un poco al consumir (de hecho ya lo estamos haciendo obligados, por lo menos en Argentina), pero no me trago una sola palabra del discurso fascista de Al Gore y sus socios. Toda verdad a medias es una gran mentira y estos tipos lo saben bien. Hay que aprender de la historia ¿Cuántas veces nos dijeron que estaba todo perdido a menos que siguiéramos a tal líder (mesías) que nos iba a salvar? Yo pienso que ahora está pasando lo mismo. Al Gore y sus socios han encontrado en la ecología la gran excusa para hacer sus negocios. Otros supieron encontrarla en la religión, otros en los ideales de “justicia, paz, libertad”, etc. pero a todos los une lo mismo: simplemente están haciendo un (gran) negocio.

Yo no vengo con soluciones. No me interesa quedar bien, ni quedar como un tipo “comprometido” o “rebelde” o “políticamente incorrecto”, ni nada. Solamente quiero ser uno más de los que humildemente hablan un poco de la parte oculta de todo este asunto porque se sienten mal viendo toda la mierda que encierra y cómo lo disfrazan de “compromiso por un mundo mejor”.
Cada uno es libre de pensar, creer y de ver las cosas como quiera (por ahora).

De todas maneras, si me preguntan, para mí los ecolofascistas se van a salir con la suya y todo esto va a terminar -permítanme decirlo científicamente- como el orto.

¡La evolución del fascismo apenas ha comenzado!
¡Los fundamentalistas religiosos versión siglo XXI vienen marchando!
¡Salud!


5. Links a otras verdades incómodas

Documental “La Gran Estafa del Calentamiento Global”
Video on-line con subtítulos en español – Duración: 74 minutos

Aprovechen para verlo antes de que Google lo retire, como ya ocurrió una vez (y sino, lo buscan en el Emule)

Entrevista a su director


El negocio

El negocio del cambio climático

Frase clave: Las empresas buscan nuevos nichos de mercado “que surgen de las regulaciones: hay multitud de oportunidades que consisten en apoyar a otras compañías que sí están afectadas por estas normas”

Entrevista a Christopher Horner “El Protocolo de Kyoto nació en un despacho de Enron” Abogado experto en el Protocolo de Kyoto (lo vio nacer desde adentro, cuando trabajaba en Enron)

El gran negocio del calentamiento global
Nota en el diario chileno La Nación que explica cómo se benefician varias empresas chilenas con este gran negocio (No se iba a llevar todo Al Gore, eso está claro)

El negocio de los bonos de carbono y el protocolo de Kyoto
Aunque el artículo es del 2005 y está explicado desde el punto de vista de Chile, es muy útil para entender cómo funciona este flor de negocio que son los bonos de carbono (nunca antes vender humo fue tan rentable)

¿Cómo funcionan los bonos de carbono?
Atención a esta parte: Todo el negocio generado alrededor de Kioto se ha acentuado una vez que se ha sabido que el protocolo iba a entrar en vigor. De esta manera, desde el 1 de enero de este mismo año, existe un mercado europeo de intercambio de opciones y futuros sobre emisiones de gases contaminantes, sobre todo de CO2. Es decir, desde la entrada en vigor del acuerdo, cualquier ciudadano, empresa o institución puede invertir en contaminación. Consultores, inversores, brokers y bancos no han tardado en descubrir el filón y los "expertos en CO2" o los "consultores del cambio climático" se han convertido en especies habituales de la fauna financiera.

La cuestión científica

Ciencia simulada o la Estafa de Kyoto y el Calentamiento
Artículo imprescindible que termina así: La Antártida y Groelandia se enfrían en general (Doran, 2002, Johanessen, 2005) aunque haya partes que se deshielen por causas naturales y la mayoría de los glaciares se mantienen estables (Braithwaite, 2002) o crecen, como los más grandes (Lambert, Logan, Naruse...). Hay que recordar que las dos últimas glaciaciones se produjeron por el deshielo del Ártico, que cortó la Corriente del Golfo, que calienta el hemisferio Norte. El Aletsch alpino se retraía ya en el siglo XIX y el Kilimanjaro se deshiela por la deforestación (Khaser et al, 2004). Los glaciares del Himalaya Oeste aumentan, según Fowland (2006), que echa la culpa de todo al calentamiento en un informe encargado y pagado por el IPCC, del cual es miembro, un ejemplo de los informes y conclusiones de la ONU, en los cuales ninguna persona informada debería creer.

“No creo que el CO2 sea el gran problema” (entrevista a Antonio Uriarte, Geógrafo, especialista en historia del clima)
Blog de este científico (imperdible): antonuriarte.blogspot.com

Rayos Cósmicos Negacionistas
Parte clave: Una explicación alternativa al calentamiento global, o por lo menos parte de él, es la actividad solar, que parece afectar al clima. Esto se puede ver a partir de diferentes correlaciones entre la actividad solar y el clima. Las correlaciones existen en escalas que varían de 100 años del ciclo solar y varios milenios. La relación es potencialmente importante para la explicación del calentamiento global, puesto que durante el siglo 20 la actividad solar estuvo aumentando.

La emisión de CO2 generada por la actividad humana no produce el aumento de la temperatura global

Cambio climático y otros pleonasmos

Cambio Climático: algo de sensatez (interesante recopilación de links)

Los negadores del “Holocausto Climático”
Científicos de renombre que dudan de la “Verdad Oficial”

Científico brasileño prevé una nueva era glacial
Y es otro que tira la posta que lo del “calentamiento global” es puro interés económico por parte de los países más desarrollados

Combinación Nociva: Miopía científica, desinformación y temores infundados
El autor compara la moda 2007 del calentamiento global con una famosa moda de hace unos años atrás: el agujero en la capa de ozono

La cuestión fascista

La verdad incómoda es que Al Gore es un fascista
Extracto que da miedo: ¿Cómo podría una mente como la de Al Gore, que cree que el mundo está "sobrepoblado", enfrentar la crisis mundial de 2 mil millones de personas en el planeta Tierra que no tienen electricidad hoy? De modo que, para Gore, el enemigo no es el sistema; es la gente.

El recibo de luz de Al Gore ¿una verdad incómoda?
Mejor reir que llorar con esta parte: Según datos del Tennessee Center for Policy Research, Al Gore gastó alrededor de 30.000 dólares (unos 24.600 euros) en electricidad el año pasado en su residencia de Nashville (Tennessee), una mansión con 20 habitaciones, ocho cuartos de baño y una vivienda aneja para invitados. Además, gasta en un mes lo que una familia norteamericana en un año.

Las preguntas que no se dejó hacer Al Gore
Parece que el Sr. Verdad (incómoda) no tiene todas las respuestas, y menos a este tipo de preguntas (incómodas)

Kioto, el primer paso para un gobierno mundial
Esta parte no da miedo sino asco: Peter Roderick, de Amigos de la Tierra Internacional, decía: “creo que todo el mundo está de acuerdo en que Kioto no sirve, en realidad, de ninguna ayuda por lo que se refiere a conseguir lo que el planeta necesita, pero es importante más por el mensaje político y la inspiración que está dando a la gente en todo el mundo. La gente puede decir, 'sí, nuestros políticos se preocupan; no están interesados solamente en el poder y en su codicia y su propio dinero’”. Lavado de cerebros suelen decirle.

Bonus Track

¿Cuán “caritativa” es Greenpeace?

Los comentarios no se permiten porque no tengo ganas de recibir puteadas de gente que escribe “que” con “k”.