miércoles, abril 04, 2007

Mi encuentro con la Colgada

Aunque ella recién me conocía ya me buscaba e intentaba por todos los medios caerme bien. Al parecer yo le había causado la impresión de ser alguien como ella: culto, profundo, melancólico y, por supuesto, colgado. Uno de esos que se creen intelectuales y divertidos al mismo tiempo, que escuchan a Pink Floyd y a Radiohead, que saben tocar con la guitarra algún tema de los Beatles, que leen a Cortázar (sobre todo a Cortázar), a Dolina y algún otro, que hablan del suicidio, que hacen de la ironía un estilo de vida, que critican a Tinelli, ateo y con ganas de viajar y conocer el mundo. Si esa impresión le había causado ella debía tener unos esquemas demasiado cuadrados y limitados porque yo podría ser el más cliché de los estereotipos, pero jamás ESE estereotipo. Pero lo cierto es que si para ella el mundo era o blanco o negro, yo estaba en lo negro, al igual que ella, y por eso quería acercarse. Pero no solo por eso. Se le notaba (y desde varias cuadras) que andaba en busca de amor, de alguien que la entretuviera un rato y la acompañara. ¿Y qué tenía ella para ofrecer? Todo un disfraz de “profunda”, de “colgada”, de “alternativa”, de “yo analizo todo”, de “irónica”, de “loca”, de “mente abierta”, de “rebelde”, de “divertida”. Su papel le salía casi perfecto, a excepción de lo de “divertida”. En su desesperación por hacerse la profunda se olvidaba de divertirse y ahí es donde fallaba. Pero de todas formas también fallaba en todo lo demás. Sin que le preguntaran se ponía a criticar al sistema, a la sociedad, a la televisión. Citaba autores, hablaba sobre su concepción filosófica del mundo (¿qué será eso?), decía cosas como “yo antes escribía muchos poemas y una vez…”. En realidad todo eso estaba bien ¿Por qué habría de tener algo malo? Pero lo que me molestaba mucho era que se notaba –y demasiado- que solo lo hacía para impresionar. Lo hacía tan mal que caía en el ridículo, y cuando me acordaba que no solo lo hacía para impresionar sino también para encontrar un novio (¡) ya hasta me daba lástima. Lo peor era cuando se hacía la “rara”, la “fuera de lo común”, la “colgada”, como le gustaba decir. Mencionaba como al pasar toda su gama de locuras copadas: hablar en voz alta cuando iba caminando por la calle (“sin que me importe lo que piensen los demás”, aclaraba), escribir en un cuaderno toda esas cosas que se le ocurren cuando va en el colectivo, salir a caminar cuando llueve (“pero cuando llueve muy fuerte”), nunca frecuentar lugares muy concurridos sino esos más tranquilos y “misteriosos” como ciertas plazas y parques…
En fin, no se soltaba nunca, nunca se relajaba, había terminado por creerse ella misma su papel de “chica rara y conflictuada diferente a todas las demás”. Se creía un personaje pero no lo era en absoluto. Los que realmente son personajes, los “locos”, los “raros”, no pretenden demostrarlo a cada momento. Simplemente lo son.
Al final me hartó y empecé a esquivarla. Al poco tiempo la encontré y me dijo que estaba “muy bien”. Yo ya sabía porqué pero dejé que ella me lo dijera: “estoy saliendo con alguien”. Ya no le hacía falta su disfraz de “colgada”. Ahora simplemente mostraba su aire de superioridad. “Superadas” les dicen.

17 comentarios:

Flora! dijo...

uYYYYYYYY! si lee esto, la superación cae en vigencia.... pero está bien, rompele el corazón. por careta!. nena, sos boba.

guadis! dijo...

Eh... la mataste!!! No hay nada peor que los que se quieren hacer los raros.

El Angie Cordobés dijo...

jajajaja...es muy groso porque yo conozco muchas asi!!!...Es mas, a veces sospecho que hay gente que estudia carreras como la mia para poder decirlo y tener una libreta que certifique su rareza...

PD: Ojo que tambien pasa con hombres, algunos lo hacen por minas, y otros para ser mirado con respeto por la gente que les hubiera pegado en el recreo cuando eran chicos. Otros, porque no juegan bien al futbol, que se yo

Juli dijo...

por qué hay cierta gente que se esfuerza en encajar en la categoria "colgada/o"????
Desde cuando ser colgado es algo interesante para los demas?
Que implica ser colgado? Olvidarte de nombres, no llegar puntual, reflexiones seudo filosoficas??
Por qué siempre se asocia colgado- alternativo-Cortazar? Pobre tocayo, en su nombre no lo bastardeen más.
Firma: una colgada superada
jaja

Andrés dijo...

Jajjaaa... buenísimo. Altas boludas estas minas. Alguna vez me crucé con una así, después salí un tiempo con ella... no se. Una estupidez adolescente.

arwën dijo...

hay muchas.


oh si.

Jopi dijo...

Una pinturita, para colgar en la pared junto a las máximas de Juan Salvador Gaviota. Supongo que muchas se habrán sentido identificadas... al igual que cuando leen a Julio, su amigo cómplice.

Rael dijo...

Hago una breve aclaración: el post no va dirigido a ninguna Colgada en particular, es más bien la descripción de un estereotipo. De hecho, fueron 3 los modelos que usé para escribirlo (3 Colgadas que conocí que eran una pinturita, vea)

Vicente dijo...

Excelente post!
Nada peor que los "rebeldes corporativos", que se creen rebeldes porque usan zapatos Converse, que es lo que el sistema que odia les vende para que se sientan rebeldes. He conocido demasiados (as) asi, aunque soy menos tolerante que tu. Yo los llamo "los comemierdas" y mi técnica es menos sutil, lanzarles el vaso de cerveza en la cara y decirles que se vayan a la mierda. Ultimamente me ha dado por utilizar una actitud neo-punk que repugna a estos bichos: Alabar la accion de Bush en Irak, por ejemplo, hablar maravillas de la pena de muerte o retar el "calentamiento global" como una ficcion montada por los autores del protocolo de Sion de la izquierda, son mis tacticas favoritas.
Tal vez me haya vuelto mas antisocial. Pero si ser sociable es andar con esos imberbes, que se miden la verga a partir de la cantidad de libros que te leiste ("no leiste La Guerra y la Paz? Stendhal? Joyce?, ah, qué mal...") y que se regodean en el saber como forma de opresion de los demas.
Saludos sin acentos,
V.

--Gabriel-- dijo...

gabriel...un gusto :D

muy bueno tu blog.

un mero individuo dijo...

Dios que pedazo de post...me recolgué y flasheé mal.

jorgecuadrado dijo...

ah. yo pensaba que todo eso venía con el shampoo que compran. como un kit que incluye no los libros que se deberían leer, sino el manual para poder hablar de esos libros, esa música, esas series. y los anteojos de diseño. y los supuestos referentes (que usan remeras de sus supuestos referentes, que usan remeras de sus supuestos referentes, y así sucesivamente).

naranjuela dijo...

Las hay, eh.

Y yo que no habia caido que eran cliches, esas ya.

naranjuela dijo...

Qué cosa. Si usted me deja lo linkeo.
Me gustó mucho su blog.

Anónimo dijo...

Recién leo este post, no hacía falta que publicaras lo que pasó, te deseaba con fervor.

PabloGiordano dijo...

Sobreprotección y circo!

pequenia dijo...

ja!!! muy buen post...
lo triste es que la mayoría, en algún momento de la vida, pasamos poruna etapa de postura idiota, o salimos con alguien que la tiene...
por que?