domingo, mayo 21, 2006

.IV

Este es un libro con un mensaje perturbador; señala algunas de las aparentes debilidades en los fundamentos. Uno se turba porque lo que se ha dicho nos ofrece un difícil sentimiento que nosotros lo teníamos en lo profundo durante mucho tiempo pero que nunca estuvimos dispuestos a admitir por nosotros mismos. Es otra de aquellas frías y poco comprometedoras situaciones donde la verdad desnuda y la naturaleza humana viajan en diferentes direcciones. La verdad particular es simplemente que no tenemos evidencia confiable para la secuencia evolutiva de la familia de los invertebrados. Nosotros les hemos estado diciendo a los estudiantes durante años que no acepten cualquier afirmación a primera vista sino que examinen la evidencia y, lo peor es descubrir que nosotros mismos hemos fallado en seguir nuestro propio consejo.

John T. Bonner - Científico Evolucionista - hablando sobre el libro de G. A. Kerkut, otro científico evolucionista.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pensar que la evolución se enseña en las escuelas como la gran verdad cuando los propios científicos no están seguros de ella y no pueden probarla fehacientemente.

YAYA dijo...

El evolucionismo es una superstición científica. Borges decía que bataba con encontrar un pequeño parecido entre los monos y los seres humanos para notar que no tenemos nada que ver con esas bestias.
La teoría evolutiva parece ser una comodidad intelectual para desexplicar dogmas cristianos a las apuradas y pasar rapidito a otro tema porque, como explican esas doctas fuentes en su post, su teoría no es más contundente que el Génesis (que de por sí es harto insuficiente)

Anónimo dijo...

Excellent, love it!
» » »

Anónimo dijo...

This is very interesting site... »