martes, diciembre 20, 2005

Carta (fragmento)

…y un día me di cuenta que la vida no tenía sentido. Que cualquier cosa que no pudiera durar para siempre, no podía tener sentido, y como la vida siempre se acaba, entonces ésta tampoco tiene un sentido válido.
Y un día me dijeron que la vida tiene el sentido que uno le crea. Pero quienes dijeron eso estaban equivocados. No habían entendido el problema en su totalidad. Yo me refería a un sentido absoluto, no a sentidos relativos que variaran de persona en persona y que fueran cambiando con el tiempo. Sentido absoluto e invariable.
Y un día también me di cuenta que quienes apostaban por que la vida tuviera un sentido, en realidad tenían miedo. Tenían miedo de darse cuenta que no había tal sentido. Que todo era una mentira. Y también me di cuenta que pretendían ser felices por sus metas temporales, por sus amores temporales, por sus deseos temporales…

9 comentarios:

El Angie Cordobés dijo...

Como que se necesitan absolutos, o como que se intuyen absolutos y no se ven, o como que se necesita intuir algo absoluto y no se encuentra ni se intuyen...Creo que problemas como el que tenes (y yo tengo) provienen de que cada vez se hace mas dificil ver algo mas que la materia, algo mas que lo temporal. A veces uno nace para ser idealista y la finitud de la vida material que ocupa todo se hace tan pesada y tan sobresaliente...

º·.Such a little raven.·º dijo...

no hay objetivos absolutos. Como no hay vidas absolutas. Kisioh.

Jopi dijo...

Yo creo que los que tienen miedo de que se les revele el sin sentido de la vida se refugian en creencias de cualquier tipo para seguir engañándose. Cuando leía esa parte, me hizo acordar a esa gente que compra libros de autoayuda, creyendo que eso les va a dar respuestas.
El que la vida sea un tránsito sin dirección no tiene porqué volverse algo depresivo, al menos eso pienso. Los existencialistas decían que se debía obrar por el sólo hecho de hacer el bien y creo que ellos son el ejemplo de la vida sin sentido.
Muy bueno lo que escribiste, y la forma de fragmento epistolar le da un toque kafkiano delicioso. Te imaginás una novela que comience así como tu post? "y un día me di cuenta de que la vida no tenía sentido"...Irresistible. Saludos Rael.

Vicente Ulive dijo...

El filósofo Ludwig Wittgenstein decía que el sentido de la vida no puede coseguirse dentro de ésta. También decía que no había que temerle a la muerte, pues sin ella la vida no tendría sentido...
Hubert Selby Jr. decía que para entender lo más mínimo de la vida, había que morir.
Creo que ambos estaban en algo. Una investigación demostrará que la gente que habla de "sentido de la vida" no sabe muy bien lo a lo que se refiere con la palabra "sentido". Es una trampa psico-lingüíistica...
Vinz.

... nada para decir dijo...

todo es temporal, ni siquiera nosotros somos para siempre, no existe una verdad absoluta, tus palabras no son absolutas, y ojalá que un dia, esa persona que escribió la carta (llamese vos o alguien mas) se de cuenta de que la vida es mucho más que una gran acumulación de mentiras, y falsas metas... un poco mucho más.

Rael dijo...

Saludos gente: Quiero decirles que sus comentarios realmente me llenan de una extraña satisfacción. Me siento... cómo decirlo... honrado por el nivel de lo que han escrito. Muy profundo. Agradecimientos a todos.

Diego dijo...

Cuando no sabemos quién somos no tiene sentido plantearse "el sentido de la vida"; porque al no saber quién somos, cada parte de nosotros tratará de darle un sentido a la (nuestra) vida, y muchas veces esos sentidos entrarán en conflicto (contradictorios, serán).
Sólo se puede hablar de un sentido a la propia vida, es decir que cada quien le busque sentido a su vida, pues cada quien sabe sobre sí mismo más que cualquier otro, por lo tanto tratar de generalizar el propio sentido es tratar de destruir la diversidad.
Si quieres encontrarle un sentido a tu vida, entonces, primero trata de ver quién de tí eres, y en esa búsqueda el sentido ya empieza a revelarse.

Suerte, un abrazo,
Diego.

Morita dijo...

Absoluto...yo estoy convencida de que lo único absoluto es la muerte. Le llega a todos, sin hacer distinción alguna, y nos deja a todos en igual condición. Es lo único seguro a largo plazo que tenemos desde el momento en que nacemos. Por eso creo que la vida carece de un sentido absoluto, porque la verdad igual para todos simplemente NO EXISTE. El único camino para hallar nuestra verdad depende de la existencia individual concreta, de la subjetividad, la libertad de elección y el conflicto de sus consecuencias.
Aquellos que te dijeron que "la vida tiene el sentido que uno le crea" probablemente SÍ entendieron "el problema en su totalidad"... pero dieron por descontado que lo que vos buscás, un SENTIDO ABSOLUTO, definitivamente no existe.
Yo apuesto por el sentido de mi vida, y no por miedo a que no exista tal sentido,porque sé que ese sentido lo fabrico yo, es mi creación,de mi existencia, pero es lo que me mantiene sentada en la sala de espera del despacho de la muerte.
Mi felicidad no depende de "metas temporales, amores temporales,deseos temporales..." ¿Qué me llevo de todo eso, una vez que me muero? ¡Ni el recuerdo! jajaja...qué ridiculez
Yo soy feliz porque EXISTO. Se me dio esa oportunidad, el breve espacio de una vida para ser el Dios que la rija, la controle, tenga su tutoría para jugar a buscarle sentido... Luego, muero. PERO FELIZ, PORQUE SÉ QUE HICE LO QUE QUISE, QUE FUE Y NO FUE EN VANO AL MISMO TIEMPO.

¿Pensaste alguna vez que, probablemente, el sentido de tu vida sea pasar tus días intentando hallar EL sentido de LA vida, hasta el final?

Alabama Worley dijo...

Quizás no hay sentido, quizás cuando dejamos de buscar con tantas ansias llega la paz o quizás el objetivo de la vida es ser feliz, signifique lo que signifique para cada uno. No se, no me importa, ya de por si la existencia para mí es demasiado compleja como para buscarle un objetivo per se.
Me gusta tu planteo, es interesante pensar en un objetivo global. Probablemnte si dilucidaramos una sentido absoluto e invariable para todo el world no nos sentiríamos tan solos a veces.
Saludis.-