jueves, septiembre 08, 2005

Letargo sobre letargo

Hacía mucho que no experimentaba un intenso tedio como el de hoy. Un cansancio mental tremendo, un aburrimiento aplastante, una indiferencia por todas las cosas demasiado grande, un desprecio por la vida prácticamente total. Si tuviera que resumirlo en una frase esa sería “todo me importa una mierda, incluyéndome, claro, más vale, cómo que no”
Aparentemente septiembre es un mes que, supuestamente, puede ser intenso e interesante. Viene la primavera, las chicas empiezan a mostrar más partes de su anatomía, está el famoso “día del estudiante” y demás aditamentos. Por otro lado, para los pelotudos que estudiamos una carrera, las cosas se empiezan a acelerar y llueven los “parciales”, los “trabajos prácticos” y los “trabajos finales”. Según parece, todo esto es una mezcla más que suficiente como para mantenernos despiertos y llenos de energía ya que “hay mucho para hacer y disfrutar” (?)
Sin embargo, nada de eso puede evitar que este tedio tan poderoso me invada por completo. Es un estado en donde la mente no puede concentrarse en nada por mucho tiempo. Es un estado en donde, y esto es clave, nada importa realmente.
Estoy en la clase y al frente hay un viejo hablando sobre un parcial que va a haber la semana que viene. Después viene otro a hablar del “trabajo final” el cual “es muy pesado y van a tener que trabajar muy duro para entregarlo”. Pero yo no les presto atención. No puedo hacerlo y tampoco quiero hacerlo. Es como si el futuro dejara de existir.
Las cosas se empiezan a mover en el trabajo. Grandes proyectos parecen dar frutos. La gente con la que trabajo se entusiasma y va de acá para allá. Pero a mi no me importa. Me da lo mismo si pasa algo o sino pasa nada. Y tampoco hago nada.
¿Qué me ocurre? ¿Por qué estoy así? ¿Será alguna reacción química del cerebro? Y sin embargo, esas preguntas dejan de importarme y no me interesa encontrar respuestas.
Entonces, se podría decir que “la vida me pasa por delante” (o por encima) y a mi no me molesta. No hay nada que llame demasiado mi atención. Pero al mismo tiempo soy consciente de que si sigo así pronto vendrán los problemas. Problemas que podrán romperme mucho las pelotas. Pero aún así, no hay forma de que pueda abandonar este aburrimiento y esta melancolía tan destructiva. Y llega un punto en que se vuelve muy molesto. La verdad, este estado es una mierda. Y entonces pienso en cómo salir. Y otra vez la única gran salida que encuentro es la muerte. Si me muero, ya no tendré más cosas que me produzcan cansancio y melancolía. Ya no me cansaré ni sentiré esta indiferencia. Ya no voy a depender de las pelotudeces de esta existencia sin sentido. Oh, claro que sí, la muerte es la solución. Pero… ¿Cómo morir? Tengo 22 años… un infarto a esta edad no es demasiado probable. Quizás algún accidente mortal, como ser aplastado por un piano o resbalar mientras me esté bañando… pero eso puede llegar mañana mismo como nunca en toda mi vida. Está visto que yo mismo tendré que provocarme la muerte. Pero es fácil decirlo. Muy, muy fácil. Ahora tengo que ponerme manos a la obra. Puedo ahorcarme con el cinto colgándome de un árbol pero de solo pensar que me voy a tener que subir a un árbol ya me cansa. Entonces puedo envenenarme con algún fármaco. Sin embargo, si fallo, lo único que conseguiré será pasar una temporada en el hospital mientras me clavan agujas por todos lados e incluso, me meten tubos por el orto. Puedo pegarme un tiro, eso aparece como lo más conveniente. Lo difícil será conseguir un arma. Tirarse desde una gran altura… no me veo haciéndolo. Seguramente me voy a arrepentir como un boludo. Cortarme las venas… incluso es poético (?) pero parece ser una muerte lenta y media dolorosa y capaz que mientras estoy en eso aparece alguno y me salva la vida.
Y el cansancio mental sigue ahí. El aburrimiento aplastante crece minuto a minuto. La motivación para levantarse es igual a cero. El “nada tiene sentido” se afirma con fuerza. Y la muerte que no viene. Qué hija de puta.

4 comentarios:

º·.Such a little raven.·º dijo...

es el sindrome de abstinencia.
jajaj, y coso, no se preocupe, todos estamos asi. No se por que se siente una cosa en el estomago cuando uno ve que la mitad de la gente en la peatonal van abrazadas y con caras alegres u_u
juaz

Lalu dijo...

viva señor, no se muera

Andrés dijo...

Como le va, amigo Rael? Solo pasaba a saludarlo, y a pedirle que no se muera... siga viviendo, buscandole la vuelta a esta vida tan rara que nos toca vivir... en una de esas...

Anónimo dijo...

That's a great story. Waiting for more. Black infiniti control cox parental Acne products lowest prices at dealtime 2003 audi s6 4.2 pictures tax sales louisiana Chevrolet paint samples sweaters camaro body kit Microsoft explorer max out cpu usage