sábado, julio 30, 2005

La Cena está lista

Oye, hijo, las cosas están de este modo
Una radio en mi cuarto me lo dice todo
No preguntes más
Tenés sábados, hembras y televisores
Tenés días para amar aún sin los pantalones
No preguntes más

Sui Generis- Instituciones (1974)


Hace un rato terminé de leer un libro más que interesante: Los Amos de la Globalización- Internet y Poder en la Era de la Información, escrito por la periodista española Nuria Almirón y publicado en 2002.
Con un lenguaje directo, entusiasta y hasta “combativo”, la autora brinda un análisis profundo sobre lo que se ha dado en llamar “la Sociedad de la Información”, que no es otra cosa que la era que estamos viviendo, marcada por la innovación tecnológica y cuyo símbolo principal es Internet.
Nuria describe con lujo de detalles quiénes son los amos del mundo, aquellos poderosos que controlan Internet, que fabrican las redes, los equipos y el software que usamos para conectarnos, que ponen en órbita sistemas de satélites como Echelon, diseñado especialmente para interceptar nuestras comunicaciones en busca de supuestos terroristas. Amos del mundo que se enriquecen en base a sus oscuros negociados y que además son dueños de los principales medios de comunicación del planeta y desde allí construyen una imagen positiva del absurdo Sistema que pregonan y sostienen.
Nuria nos da docenas de nombres: Gobiernos como el de EE.UU. y la Unión Europea que influyen en organismos internacionales como el FMI, el Banco Mundial y las organizaciones destinadas a “legislar” Internet como el ICANN y la W3C. Gobiernos que impulsaron el neoliberalismo con el fin de “liberar el mercado, acabar con los monopolios e incentivar la competencia en busca de una mejor calidad de vida para todos los ciudadanos” y solo lograron crear enormes monstruos privados como Telefónica, la cual tiene alianzas con docenas y docenas de empresas en todo el mundo como Antena3, Telefé, el Grupo Clarín, Endemol, Patagonik Film Group, Lycos, Terra, Torneos y Competencias y varios más. Gigantescas compañías que devoran a otras más pequeñas, las compran, las ahogan a través de la competencia desleal –y con el guiño cómplice de los gobiernos- para así expandirse hasta todos los rincones del globo.
Nuria nos habla también de dos tremendos imperios como el de AOL- Time Warner y la compañía francesa Vivendi, a quienes describe como empresas dueñas “no solo de las cañerías sino también del agua que circula por ellas”. Empresas que explotan las telecomunicaciones y los contenidos que se pueden encontrar allí. AOL-TW es dueña de revistas como Time y Fortune, de canales de televisión como la CNN y HBO, compañías cinematográficas como Warner Bros y New Line Cinema…
Vivendi comenzó como la compañía que proveía de agua a la población francesa y ahora explota importantes marcas en las industrias de, a saber: la TV y el cine, la música, las editoriales, las telecomunicaciones e Internet. Lógicamente, si hablamos de monopolios tremendos, Nuria dedica también un capítulo a Microsoft.
Leyendo un libro como éste, observando un poco más allá de lo que nos rodea, escarbando la superficie, tratando de escuchar, aún cuando el intenso ruido no nos deja, alejándonos del tumulto, aunque sea por unos momentos y detenernos a mirar, uno concluye que al fin y al cabo, el mundo es gobernado por un reducido grupo de individuos, que hablan, respiran y morirán algún día exactamente igual que nosotros, pero que son inmensamente ricos, dueños de compañías cuyas cifras que facturan da asco transcribir, gobernantes con un poder difícil de imaginar, que negocian entre ellos y nos dan hamburguesas, películas con elfos y hadas, música fuerte y espectáculos al aire libre (como el Live 8), pornografía y teléfonos celulares con lindos colores para mantenernos contentos y distraídos. Y generan la cultura y la contracultura. Si no nos gusta Windows nos dan Linux, si no nos gusta Tinelli nos dan a Pergolini o a Pettinato, si no nos gusta Boca nos dan a River, si no nos gusta Coca tenemos Pepsi, si no nos gustan las películas de disparos y naves espaciales porque son “demasiado burdas” nos dan historias más “humanas” con personajes que luchan por un sueño y vencen a la adversidad. Y nos hacen creer que todo es posible siempre y cuando no seamos tan imbéciles de autoexcluirnos de este gran Sistema. Y basta con que nos distraigamos por un segundo para terminar creyendo que nuestra meta debe ser meternos en una universidad a estudiar y “capacitarnos” para después salir al “mundo competitivo” ya “preparados” y poder entrar a trabajar a una oficina con aire acondicionado. Que nuestra meta debe ser mantenernos jóvenes y bellos a base de horas de “gym”, de yogures de la eterna juventud para rodearnos de otros bellos y jóvenes representantes del sexo opuesto, fumando buenos cigarrillos y tomando “tragos re locos”. Que nuestra meta debe ser ir a Europa a trabajar en una multinacional todopoderosa que nos salvará y comprarnos un auto modelo 2005 y llegar a la oficina luciendo nuestro nuevo saco.
Y mientras los ricos son cada vez más ricos y llevan sus Imperios hasta el límite de la imaginación, millones de personas se mueren de hambre, deambulan por hospitales buscando curar sus enfermedades, se preocupan tratando de mantener el inestable trabajo que consiguieron y se ahogan buscando una explicación.
La autora de Los Amos de la Globalización no pretende dar soluciones mágicas. Tampoco se pone del lado de nadie. Solo presenta a la clase trabajadora como la víctima principal de este problema. Pero concluye diciendo, con asombrosa lucidez:

“…a lo que rendimos culto es al placer de la vida vacua y superficial, exenta de problemas de subsistencia y responsabilidades existenciales. Exenta de la necesidad de pensar. Es el culto a la vida fácil. Es la tiranía del placer y la comodidad que está atontando nuestras conciencias”

Y eso es lo que el ser humano busca desde el principio. Pero aún cuando lo consigue, se siente vacío, muy vacío.

10 comentarios:

Hugo Candiles dijo...

Muchacho, este mensaje es a modo de saludo, pues me voy a llenar leyendo tus posts, pero lo que mas me da alegria es que estemos en contacto via msn y podamos disfrutar de una de las cosas mas importantes de la vida "La felicidad que da el prog", y agarremos el "cordero" antes que "el lado oscuro" nos tape.
Hugo

PD: Gracias a Victoria que me ayudó a conocerte!

Vicente Ulive-Schnell dijo...

Buena resena, amigo progre...
Lei algo parecido en el libro de Jeremy Rifkin, "el fin del trabajo" y "la era de acceso" (the age of access).
Bastante deprimente, las concluisones, pero acertadas, a mi parecer.
Un saludo.

º·.Such a little raven.·º dijo...

Prefiero mantenerme en el lado de los mediocrones ingeridos por el sistema, que creen que todo eso es medio exagerado. Será por eso que tomo Naranpol y soy de Independiente.

En fin, interesante el post

Lalu dijo...

No leas "Patas Arriba" de Galeano, entonces...

Anónimo dijo...

yo de nuevo..
Me dieron ganas de leer ese libro aunque no sea de mi agrado sentarme y leer
Y asi nos tapan la realidad, nos construyen los pensamientos como ellos quieren, no dejan que las personas piensen, porque ellas tampoco quieren....convierten la moda en discriminacion(lo cual produce las "clases sociales") y como vos decis los entretienen, ah! pero si vos no tenes el cel nuevo no sos nadie! asique deja de comer, trabaja como negro para ganar chauchas, asi podes caretear algo que no sos...pero vas a tener el ultimo cel, el auto lindo, la casa linda, ropa de marca (que al final es = que la de oferta en los supermercados pero con algun que otro dibujito y color)y bue ni hablar de una chica 90 60 90 rubia de ojos claros que no piensa pero es linda (al = con los hombres).Esto a la vez produce el individualismo el cual, al momento de votar piensan en uno y votan al que "gobernaba bien" ya que cuando estuvo en el gobierno podiamos viajar a otros paices, el dollar estaba uno a uno, teniamos comida en la heladera, un auto, casa, todo!....pero no veiamos a los demas como lo hacen ahora (se creen que por dar una bicicleta mas o menos nueva, unas lagrimas en la cara y unas palabras tiernas, que encima no funcionan porque lo que les dicen saben que es imposible de cumplir, les van a calmar la tristeza, el hambre y la impotencia que tienen por dentro.Y asi vamos a seguir por miles de años porque esto es una cadena larguisima que nadie la va a cortar menos con la existencia de el dinero y el individualismo...
Y bueno nos podemos clasificar como las mejores marionetas habidas y por haber, manejadas por unos pocos como bien vos dijiste, y que aunque hayan varios que no queramos ser marionetas, no lo vamos a lograr porque de alguna manera seguimos adentro de este sistema de mierda,y si algun dia logramos esa libertad va a ser cuando nos encontremos con la muerte (que vaya a saber si la muerte es realmente nuestra libertad... quien sabe?, espero que sea sino nunca voy a poder ser feliz)
Bueno ese eso es una parte de mi pensamiento...me da mucho gusto poder compartirlo con vos ya que trabajas muy bien el cerebro y compartis los mismos pensamientos (se me hace dificil encontrar personas con pensamientos como los tuyos EXCELENTES)bueno espero seguir encontrandome con textos como estos y me voy con unas pregunta bastante rara y dificil de responder, es mas no se si habra respuesta.
¿Que es la realidad?¿existe?¿Porque no la vemos si realmente existe(sacando las respuestas obvias)? ¿Algun dia llegaremos?¿por que me pregunto esto, pudiendo estar viendo tv o escuchando musica?

Anónimo dijo...

me olvidaba ODIO TODO MENOS A MI PERRA....
y despues de este segundo espero ser libre

Anónimo dijo...

y que no destruyan la naturaleza que es lo unico "lindo" que nos queda

Vicente Ulive-Schnell dijo...

Oye, broder:
te mandé un correo electronico hace unos dias, te habra llegado?
Tampoco quiero molestar asi que no insistiré... Pero creo que era una propuesta interesante que merecia al menos una respuesta directa.
Un saludo,
V.

Willie dijo...

Hey. Just browsing around getting ideas for a new site. If your intersted just visit mine. Payday Loans Cash Advance

danielector dijo...

lo mas paradojico de todo esto (para mi) es que consegui este libro, en las bateas de saldo de carrefoour