sábado, abril 30, 2005

Mi blog es un arma poderosa

A ver, qué puedo hacer. Ya sé, voy a empezar uno de esos cosos que les dicen “blogs”. Listo, le puse un título lindo, el nick no me gusta tanto pero bueh, zafa. Los colores, hmmm, una cagada, pero lo dejo así, qué mierda.
Bueno, ahora tengo que escribir. Dicen que hay que escribir sobre tu vida, algo así como un “diario-personal-on-lain” para que otros lo lean. OK, entiendo. Entonces… “hoy me levanté, desayuné, fui a la facu, volví y vi el noticiero del 10, después estudié para el parcial…” No, esto es una mierda, quién puede ser tan pelotudo como para escribir esto. Solamente puede ser superado en pelotudez por alguien que se ponga a leerlo. Tengo que escribir otra cosa.
A ver, piensa, piensa…. Entonces comienzo a divagar. Escribo poemas, crónicas absurdas, observaciones supuestamente inteligentes y después se hace la luz. ¡Tengo que denunciar cosas! ¡Eso es! Criticaré al mundo. Nadie se va a salvar. Tomá, esto es para vos por forro. Esto va para vos por corrupto, y esta también por pelotudo. No me caso con nadie, no tranzo con nadie. La gente se ríe con mi prosa progre seudo intelectual, pero que quede claro “no soy intelectual, ni progre, ni nada” Yo solamente trato de decir las cosas como son.
Algunos me felicitan. "Bien, loco". Quién sabe… quizás algún día formen un club de fans mío o me mencionen en alguna revista posmo de vanguardia. No te voy a mentir, taría bueno que pase eso pero me conformo con que mi blog se lea y “sirva para algo”.
Que los boludos lo lean y abran un poco los ojos y dejen de creerse la mierda que otros disfrazados de progres les dicen.
Ya escribí sobre un montón de temas. Me desahogué. Me desahogué como un pelotudo. Me desahogué como el pelotudo que soy para que otros pelotudos lo lean.

Ojalá un día me llamen de Clarín y me paguen para escribir estas cosas.

lunes, abril 25, 2005

Escena familiar

PERSONAJES
Yo, Hermano, Padre, Madre, Abuela, Tío que vive con Abuela, Tío Mayor, Esposa de Tío Mayor

ESCENARIO

Casa de Abuela, con motivo de cumpleaños de Hermano.

La familia ha terminado de almorzar y ahora se encuentra sentada a la mesa jugando con naipes de Bob Esponja. La reunión ha sido algo tensa y el clima no parece dispuesto a mejorar cuando a Tío que vive con Abuela se le ocurre poner un tema de Robbie Williams.

Abuela: -¡Bajale el volumen a eso que está muy fuerte!
Tío que vive con Abuela: -¡Ah, claro! Cuando ella pone música puede tener todo el volumen que quiera pero cuando son los otros, “está muy fuerte”.
Abuela: -¡Callate!
Madre (de mal humor): -¡Ay, mami, dejá de quejarte!
Tío que vive con Abuela: ¡Así es siempre, se queja por todo!
Abuela: -¡Callate!

El partido de Bob Esponja sigue…

Tío Mayor (irónico): -Me aburro…
Madre (irónica, dirigiéndose a Padre que casi no ha dicho una palabra): -No hablés tanto vos…
Padre (cansado y de mal humor): -Qué te pasa ahora…
Tío Mayor (otra vez irónico y más pesado): -Me aburro…
Madre: Dejá de quejarte tanto vos, elegí otra música si no te gusta!

Abuela abandona la sala, se dirige hacia donde está el equipo y baja el volumen.

Tío que vive con Abuela: -Así no se escucha nada… ¡La música es para escucharla!
Abuela: -¡Callate!
Madre (de peor humor): -¡Mami, dejá de tirar tanta mala onda, así no se puede, siempre la misma!
Tío Mayor (como pensando en voz alta): -Sacá esa música de maricones…
Yo (mira la hora y se dirige a Tío Mayor): -Ya está por empezar el partido de Talleres

Tío Mayor se para y prende la radio.
El partido de Bob Esponja continúa sin demasiado entusiasmo. Padre, Hermano y Yo son los que tienen oportunidad de ganar.


Madre (dirigiéndose a Yo): -Bajale el volumen a la radio… ¿Empezó o no el partido?
Yo (bajando el volumen y de mal humor): -Ya casi empieza…
Madre: -Esa costumbre que tienen de escuchar la radio antes de que empiece el partido, no sé para qué…
Padre (de mal humor): -Bueno, dejalo, che…
Yo (como pensando): -Igual a la madre, igual a la madre…

Termina el partido de Bob Esponja. Gana Hermano. Los personajes se siguen pasando factura mientras toman helado.
Fin de la escena.

sábado, abril 23, 2005

Todo en una lapicera

Tengo una lapicera que hace como más de una semana que no tiene nada de tinta. Y sin embargo sigue escribiendo. Es muy raro. Llevo una buena cantidad de días esperando su deceso y nada. Ahora, inconscientemente pienso que no se va a terminar nunca. Una muy extraña sensación de seguridad me ha invadido. La seguridad de que esa lapicera nunca morirá, que podré escribir y dibujar cuantas pelotudeces quiera sin temor a que se acabe la tinta.Es más, pienso que esa lapicera ha vencido a todo y a todos. No hay nada que decir, ella ha ganado. Le ha ganado al Cosmos, si se quiere.
Quizás es la lapicera que usó Dios para diseñar el universo. Quizás si dibujo un elefante y luego pronuncio ciertas palabras, el elefante cobre vida (aunque llegado el caso, dibujaría algo más interesante como una súper modelo de curvas perfectas, por decir algo al azar). Si agarro esa lapicera y la tiro al río Suquía… ¿Será capaz de volver a mí? ¿Estaremos predestinados a formar una dupla hombre-instrumento cósmico? La miro y dice “Hecho en México”. ¿Tendrá algún chamán algo que ver con esto?
Pienso que podría levantar esta lapicera que nunca se termina y salir a la calle y empezar a caminar y caminar por todos lados mientras escribo en las paredes. “La distancia es un caudal de eternidad”, “No puede durar para siempre, entonces no tiene ningún valor”, “Renuncia a ser feliz porque la felicidad no existe”, “Todo lo que vemos no es más que un sueño dentro de otro sueño”, “Sin Conexión Terrestre”, “Viva Talleres”…
Me pregunto qué pasará si la desarmo. Si intento descubrir que hay más allá ¿Por qué esta lapicera que no tiene tinta sigue escribiendo? Bastaría con sacarle el tubito y mirar… ¿Con qué me encontraré? Probablemente muera en cuanto mis ojos contemplen lo inimaginable ¿Y si lo arruino todo? ¿Y si se convierte en una lapicera como cualquiera? Seré como Adán comiendo del fruto. No.
Entonces el Universo entero está resumido en la punta de esta lapicera. Entonces moriré, incluso antes de cumplir los 25 probablemente, y esta lapicera seguirá escribiendo para siempre.
Pero quizás despierte y esta lapicera muera y pensaré que estaba tan seguro de su eternidad y una vez más estaba equivocado. Y todo esto se perderá.



La imagen es solo ilustrativa Posted by Hello

viernes, abril 08, 2005

¡Viva el espíritu del hombre!

Más de 3 millones de niños mueren en Asia
Nueva Delhi.- Más de tres millones de niños y 170.000 madres mueren cada año en Asia, señala un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) difundido hoy en Nueva Delhi, con motivo del Día Mundial de la Salud.

Asaltan a una jubilada y le dan una paliza porque sólo tenía $ 2
Tiene 74 años y quedó internada con una cadera fracturada. Había ido al banco para saber cuándo cobraba la jubilación. Se la llevaron en una camioneta. Después, en Longchamps, la golpearon y la tiraron.

Mueren 17 militares en emboscada de las FARC en Colombia
Un total de 17 militares colombianos y un civil murieron en un emboscada con explosivos que las FARC realizaron en una zona rural del convulsionado departamento de Arauca, en uno de los peores ataques rebeldes de este año.

Comprometedora acusación contra Michael Jackson
Ralph Chacon, un ex guardia de seguridad en la mansión de 22 millones de dólares de Michael Jackson, declaró que vio al cantante cuando le practicaba sexo oral al menor con el que se bañaba.

Atentado en El Cairo: 4 muertos
Un atentado contra un bazar frecuentado por turistas en El Cairo dejó ayer por la tarde un saldo de hasta cuatro muertos, entre ellas una francesa y un estadounidense, y unos 20 heridos, según fuentes de seguridad en la capital egipcia.

Entran a robarles, los golpean y les incendian la casa
Fue en Pergamino, ayer a la noche. La víctima se encontraba con su hermana cuando dos delincuentes ingresaron en la vivienda y luego de sacarles 1000 pesos prendieron fuego al lugar y huyeron.

En Argentina la pedofilia en Internet se quintuplicó el último año
La producción y el consumo de pornografía infantil a través de Internet se quintuplicó en el último año en Argentina, admitieron las autoridades nacionales que investigan y combaten este fenómeno.

Dos detenidos por violación y muerte de nene de seis años
Dos hermanos fueron apresados como sospechosos de ser los autores de la violación y asesinato de un chico de seis años en la localidad santafesina de Santa Clara de Saguier.


¡Viva el hombre! ¡Viva el espíritu del hombre! ¡VIVA EL MILAGRO DEL HOMBRE!

Todas estas noticias fueron tomadas de portales en internet y pertenecen al 7 y 8 de abril con la excepción de las dos últimas que pertenecen al mes de marzo.

domingo, abril 03, 2005

Pasó mientras esperaba el A3

Son las 12:50. Llueve bastante. Me ubico en la parada del A5 que está en la vereda de la Catedral. Mucha gente en la cola. Pasan los minutos.
Es curioso. El principal objetivo se transforma en llegar a casa ¿Cómo? En colectivo, ya que es prácticamente imposible hacerlo de otra manera. Entonces, el principal objetivo es que venga rápido el A5. ¿Y cómo logro esto? No hay forma. Solo tengo que esperar. No puedo hacer nada para cumplir mi simple y principal objetivo más que optar por una actitud pasiva.
Va pasando el tiempo. La lluvia se torna un poco más intensa. Tengo las manos en los bolsillos. "La puta que los parió" empiezo a decir mientras veo como colectivos de todos los colores pasan y devoran toda la gente que pueden.
A mi izquierda está el tipo que vende praliné y tres alfajores por un peso. Más allá está la estatua de Jerónimo Luis de Cabrera. Me pregunto qué vista se obtendrá desde ahí arriba. También está esa cabina telefónica de color rojo. “Parece un monumento a los ingleses”.
Sigue lloviendo. Pasa un tipo de Cliba barriendo la calle. Presiento que se ha juntado muchísima gente detrás de mi. Adelante, hay un tipo como de 40 años jugando a pegarse con un pendejo como de 15. No sé que hora será. No tengo reloj. Nunca en mi vida usé uno.
Y cuando venga el A5 que me lleva hasta el Marqués (me bajo en la Monseñor Pablo Cabrera, pasando el CPC), seguramente estará repleto de gente. No quiero subirme y hacer de cuenta que soy un ternero. Me voy hasta la plaza San Martín. Allá para el A3.

Camino los metros hasta la plaza. Paso al lado del puesto ése donde venden flores. Parece que ya no llueve. Es más, parece que se va a despejar el cielo. Me ubico en la fila del A3, al lado de un poste verde que tiene un farol. Veo pasar el A5, lleno de gente.
Y siguen transcurriendo los minutos (¿o las horas?)… y ahí pienso… ¿Cuánto tiempo ha pasado? ¿Seguirá siendo viernes? A mi izquierda ahora está el tipo que vende panchos. Atrás de él hay varios perros. Parecen ser felices y buenos amigos. Por un momento creo que son los únicos verdaderamente felices de toda la plaza. Pero luego dos de ellos comienzan a pelearse por algo de comida… “Felices un carajo”
Miro el piso. Está hecho de mosaicos. Parece como si tuvieran escrito un mensaje que solo puede ser leído desde el cielo. ¿Qué dirá?
Se me ocurre mirar hacia atrás. Se ha juntado mucha gente. La fila describe una suerte de “S”. Pasan grupos de chicas con uniformes de la secundaria. Veo una pareja besándose y me pregunto si la espera se me haría más pasable si alguien me acompañara. Pasa una mujer, una vieja, diríamos, con varios años sobre su espalda. No sé cuántos tendrá, probablemente 70 o más, pero quién sabe, quizás tiene 120, 246 o 1300 años… el tiempo se vuelve algo decididamente relativo… el A3 nunca llegó. Es más, pasó otro A5, con poca gente arriba. Pienso que necesito un espejo. Tengo que ver mi rostro… quizás estoy viejo, arrugado, con el pelo blanco… pero luego me doy cuenta que mis manos, sí, mis manos están igual que antes. Entonces no ha pasado tanto tiempo… aunque, quizás estoy muerto ¡eso es! Estoy muerto. Para los muertos el tiempo no pasa. Eso tiene que haber pasado. Pero luego me doy cuenta que sigo vivo… un muerto no sentiría hambre. No me animo a mirar hacia atrás. Presiento que la fila debe llegar hasta el Cabildo. Ha dejado de llover… ¡no! Sigue lloviendo… un momento, ya no… ahora sí, empezó de nuevo…
¿Qué ha pasado? De seguro ya no es más el año 2005. No. Debe ser el… no quiero ni pensarlo. ¿Y dónde están mis hijos, mis nietos, que habrá sido de mi hermano, mis padres me habrán buscado, Victoria seguirá viviendo en Punta Alta, habrá ascendido Talleres? ¿Qué es esto? ¿Una señal? ¿Cómo tengo que interpretarla?
Y después, aparece en el horizonte. No es ni un héroe, ni la salvación. Es sólo un puto colectivo A3 que nunca llegaba. Me subo, no hay tanta gente. Todo parece normal. El boleto dice que son las 13:35 del 1/04/05. No hay nada raro. Solamente fue uno de esos días en que el colectivo se demora. Hasta tengo la suerte de sentarme en uno de esos asientos del fondo.
Pero cuando el A3 arranca, miro por la ventanilla y en la plaza, en la parada, al lado de un poste de color verde, hay un flaco, con una mochila negra, alto, como de 1,83, que mira el horizonte esperando.