miércoles, marzo 30, 2005

El absurdo de estudiar una carrera

Sencillamente pienso que pocas cosas son tan estúpidas y absurdas como estudiar una carrera. Lógicamente, pienso lo mismo con respecto a la educación primaria y secundaria pero eso es tema como para otro post.
Cumplir un horario, resolver problemas que muy rara vez se te presentarían en la vida real, tener que sacarse un 4 o cualquier otro número para aprobar, para determinada fecha presentar un “práctico”, inscribirse para rendir “un final”, levantar la mano cuando toman lista… más lo pienso y más absurdo encuentro todo esto.
“¿Qué te gusta?” es una pregunta muy común que nos hacen a los sujetos que estamos en edad de estudiar una carrera. La respuesta es muy importante… lo que “nos gusta” es lo que tenemos que estudiar…! Y de esa forma, ya estaremos en condiciones de sentirnos realizados y ser felices.
Es decir que si te gusta el cine, vas, te inscribís en la UNC y después estudiás materias con nombres tan pretenciosos como absurdos: Historia Social y Económica Argentina, Cine y Narrativa, Teoría de la comunicación… pero como el cine “te gusta”, te la aguantás. Y si el cine “te gusta” porque lo ves como un medio para contar buenas historias, para dar rienda suelta a tu creatividad, no importa… después vendrá cualquier profesor y empezará a tirar conceptos más propios de las ciencias exactas que de la comunicación y el arte. Y después vendrá una profesora y querrá modificar tu simple historia basada en Bartleby, el escribiente por un obvio panfleto político en contra de la Dictadura.
Entonces el cine ya no “te gusta”, si es que alguna vez te gustó. Pero bueno “sos joven, tenés tiempo para elegir…” ¿Para elegir qué? ¡Otra carrera, por supuesto!
Otra carrera.
Tus amigos de la secundaria ven el hecho de estudiar como ganarse el Cielo y han cambiado su manera de hablar. Ya no hacen chistes sobre las mismas cosas y no se animan siquiera a pensar en lo absurdo que es todo esto. Tu papá te dice que hay que estudiar porque sino “vas a terminar hombreando bolsas” a pesar de que es difícil averiguar si él alguna vez entró a algún pabellón de la universidad. Tu mamá te dice que “tenés que hacer lo que te gusta” (o sea, estudiar, claro ¿qué más me puede gustar?). Hasta tu abuela se anima a opinar diciéndote que “hay que estudiar una carrera cortita para empezar a trabajar rápido y ganar plata”.
Entonces reflexionás… si para muchos “el sentido de la vida” es hacer lo que a uno le gusta… y a vos no te gusta estudiar (porque lo ves como un gran absurdo y es más, como una tremenda mentira) ¿Qué te queda?
“Y bueno, loco, así está hecho el mundo ¿Qué pensabas?”
"Ya sé que así está hecho y que así va a seguir siendo"
Otra vez la pregunta ¿Qué te queda?
Escribir en un blog.

lunes, marzo 28, 2005

¿La hipocresía al por mayor? (El Cielo de los suicidas II)

Con el asunto éste de Terry Schiavo, se ha puesto de moda una vez más el tema de la eutanasia, “el derecho a la muerte”, como les gusta decir a los amantes de los clichés.
Los debates se han multiplicado aunque no todos quieren dar su opinión, sencillamente porque no saben qué opinar.
Por mi parte, más allá de hablar sobre Terry, que por cierto pienso que probablemente ya hace rato que no puede distinguir la diferencia entre estar viva y estar muerta, quisiera seguir escribiendo sobre el suicidio.
En una sociedad donde lo más lógico y normal es mantenerse vivo cueste lo que cueste sin importar porqué, los suicidas o potenciales suicidas son desechados. Algunos son encerrados en hospitales, otros pagan costosas sesiones con psiquiatras, otros se quedan totalmente solos, abandonados por sus supuestos “seres queridos” y otros escucharán sermones donde las frases más recurrentes son “los suicidas son unos cobardes” y “los suicidas no van al Cielo”. Pero es normal.
El estilo de vida impuesto desde la fundación del mundo levanta una bandera que dice “éxito”, “diversión”, “libertad”, “todo bien”, “siempre adelante” y está prohibido siquiera animarse a preguntar “¿Para qué?”. Es normal.
Pero qué pasa. Se venden remeras con la cara del cantante de Nirvana. Proclamarse a favor de la eutanasia (“el derecho a la muerte”) es progre, en las escuelas secundarias se predica con insistencia a Horacio Quiroga (un maestro de la narración, por cierto), la moda de la cultura japonesa nos trae el harakiri, admiramos al protagonista de la película “Mar adentro”.
Si lo contrario al suicidio es “el amor a la vida” ¿En dónde catalogamos a los que se drogan e intoxican? A Hendrix, a Janis Joplin, a Elvis, a Syd Barret. ¿Se atreverá alguien a decir en público que ellos eran unos cobardes y que estaban equivocados?
¿Lo que le pasó a Pappo no fue en cierta forma un suicidio?
¿Qué es peor: un asesino o un suicida?
¿Qué es mejor: vivir sin saber para qué o matarse sabiendo por qué?
¿Tuvo o no tuvo razón Charly García cuando dijo: “Todo el mundo en la ciudad es un suicida y es la verdad”?

Yo no afirmo ni niego nada. Yo no tengo la verdad absoluta.

viernes, marzo 25, 2005

El Cielo de los Suicidas

Siempre he tenido fascinación por los suicidas.
Hace varios años leí una entrevista que le hacían a un escritor y decía que para él “el suicida es alguien que lo ha comprendido todo, que ha llegado a un estado de lucidez total”. En esa época yo habré tenido unos 15 años y la opinión del escritor me pareció muy equivocada. Pero pasó el tiempo y fui comprendiendo que en cierta forma es así.
“No hay mayor muestra de inconformismo que el suicidio” dije más de una vez. Y así vuelvo a sentir esa relativa admiración por los que tuvieron el valor de quitarse la vida.
Por Violeta Parra, la cantante chilena autora de ese tema que dice “Gracias a la vida que me ha dado tanto” y que tiempo después ¡Pum! se olvidó de todo lo que había cantado.
Por Van Gogh, Emilio Salgari, Horacio Quiroga y porqué no, por Leonardo Simmons (el de TA-TE-SHOW ¿Se acuerdan?) y Fabián Madorrán, el árbitro de fulbo que se pegó un tiro en el Parque Sarmiento el año pasado.
Una vez estaba leyendo una de esas revistas científicas chotas que hablan sobre supuestos antepasados monos del hombre y de robots que hacen masajes y traía una nota sobre los posibles finales del mundo. Había guerras nucleares, epidemias mortales, ataques extraterrestres y una hipótesis llevaba por título “Todas las personas se ponen de acuerdo y deciden quitarse la vida”. El autor de dicho supuesto imaginaba una ola mundial de pesimismo que arrastraba a toda la gente a considerar que nada tiene sentido y realizar un suicidio en masa.
Y los que no pueden entender a los suicidas dirán que son cobardes, locos, enfermos, algunos pensarán que son muy valientes, solo mitos sobre el suicidio, otros dirán que “los suicidas no van al Cielo” y otros buscarán soluciones tales como psicólogos y distracciones insípidas.
Pero desde acá quiero reivindicar a todos los suicidas del mundo.
Ustedes sí que la tenían clara.

sábado, marzo 12, 2005

Ai Jav a Drim

Ai jav a drim… (Ió tengo un sueño- N. del T.).

Sueño con profesores de escuelas secundarias que no den tantas guías fotocopiadas y se dediquen a enseñar aunque sea un poco.

Sueño con chicos menos boludos que no maten pájaros.

Sueño con una juventud menos preocupada por "a dónde salimos esta noche"

Sueño con ningún perro o gato abandonado en la calle

Sueño con menos líderes religiosos robando la plata de la gente.

Sueño con menos "ateos progre" burlándose de los creyentes.

Sueño con periodistas que no intenten congraciarse con la sociedad.

Sueño con menos viejas haciéndose las pendejas.

Sueño con menos chicas de 13 años teniendo novio.

Sueño con bandas de rock que dejen de copiar a los Rolling Stones.

Sueño con galletas sin gusto a plástico.

Sueño con personas que dejen de no poder dormir pensando en alcanzar el "éxito"

Sueño con menos viejos menospreciando a los jóvenes.

Sueño con menos jóvenes menospreciando a los viejos.

Sueño con padres y madres que no presionen a sus hijos.

Sueño con menos hipócritas alzando la bandera de los pobres cuando en realidad sólo quieren comprarse una 4X4.

Sueño con ya no tener sueños
Y dormir y ya no despertar

Eso sueño también.


Este post está inspirado en el célebre discurso conocido como "I have a dream" pronunciado por Martin Luther King el 28 de agosto de 1963 en Washington DC. Si querés leerlo mandate un click aquí

...Y éste es Martin Luther King Posted by Hello

domingo, marzo 06, 2005

El Gran Concierto de los Cortadores de Pasto

La brisa de verano trae olor a pasto
Olor a pasto desde los suburbios
Y un rugido, un rugido de docenas, cientos
Y miles de máquinas
Hombres-Máquina que viven la tarde de sábado
El gran concierto de los cortadores de pasto.
El viejo de la oficina
El adolescente esclavo de sus padres
La madre moderna
El hombre de familia con su incipiente estómago
Todos hermanados
Porque es el Gran Concierto de los Cortadores de Pasto.
Barrio Marqués de Sobremonte
Tus patios, tus jardines y tus selváticos baldíos
Cada uno con su instrumentista
Ejecutando su música
Una especie de ofrenda
Para la diosa del pasto.
Vengan todos, todos están invitados
Hay fiesta en esta tarde
Miren cuánto pasto se levanta a nuestro alrededor
Únanse a este ciclo eterno
Seamos uno en este verde limbo.
Tengo mi máquina y corto el pasto de la historia
Pero pasan los tiempos y otra vez lo tengo conmigo
Entonces parezco flotar en un inmenso océano
De pasto, mucho pasto
Y todos los sábados vuelvo a unirme a éste ejército
De hombres-máquina suburbanos.
Se hace de noche en el Marqués
El gran concierto de los cortadores de pasto
Se ha extinguido
Los ejecutantes ahora descansan
Pero afuera todavía hay alguien
Soy yo, hombre-rastrillo
¿Por qué? ¿Por qué tendré un patio tan grande?

viernes, marzo 04, 2005

Lo que los otros han dictaminado

Y pensás que es posible mantenerse firme. Una vez te dijeron algo como "creé en vos mismo y vas a llegar a donde quieras" y te lo creíste.
Y caminás por el mundo y no vas a dejarte influenciar por cosas que no creés. Y podrán venir tus amigos y decirte "vení, vamos para allá" o "dale, hacé esto" y no, no, no lo vas a hacer. Y viene tu mamá o tu papá "no hagas tal cosa" y vos vas y la hacés, ya sea de puro rebelde o porque realmente considerás que es mejor hacerlo. Y vamos a ver cuán firme sos ante la tele, la radio, el cine, las revistas, las publicidades, internet! Comprá esto, ahora la moda es hacerse un tatuaje no ya en la espalda sino en…, escuchá esto, mirá esto, no querés verte como un retrógrado cuadrado ¿o si?, entoncés adaptate a nuestro sistema.
Y creés que seguís firme. Quizás ahora estudiás comunicación social y querés hacer una revistita de humor, o tal vez el sueño de tu vida es viajar por el mundo y conocer otras culturas, o poder dedicarte a lo que te gusta y vivir de eso ¿qué puede ser mejor? pensás, o te casás joven y te vas a vivir a un departamento, o pensás que hay que probar de todo porque ese es el sentido de la vida, y vas al psicólogo, o tenés una banda, de rock o cuarteto, es lo mismo, o te querés hacer una remera del mejor disco que escuchaste, y buscás trabajo y no lo encontrás, o trabajás de lunes a lunes, o querés ser admirado, o querés ir por la vida pasando inadvertido, y cómo te gustaría que ese corrupto se muriera y decís que tu único deseo es "ser feliz", o estarás buscando al amor de tu vida, quizás dejaste de creer en Dios o ahora vas a una iglesia evangélica y creés en la reencarnación, o solo querés "lo mejor para tus hijos"…
Y cuando te parás a pensar, puede ser que te hables a vos mismo diciendo "Sí, me mantuve tal cual como soy, firme en mis convicciones, hice las cosas bien, hago lo que quiero y lo que me gusta" queriendo convencerte de que así es. Pero en realidad no, solo sos lo que el mundo ha querido que fueras, lo que el resto de la gente, lo que el sistema, o los sistemas, lo que tu mamá, tus hermanos, tus amigos del barrio, de la facultad, del trabajo, el que conduce el noticiero, el productor de cine, el empleado del diario, tu novia, tu novio, el tipo que va por la calle y no sabés ni como se llama… lo que ellos han dictaminado, eso sos.